29 de diciembre de 2009

Mi Top 10 de películas 2009

Ahora que el 2009 termina y, salvo quizá Spanish Movie, no vaya a ver ninguna otra película al cine, es hora de realizar mi Top 10 de películas de este año. Algunas pertenecen al 2008, pero aquí en España fueron estrenadas durante este, con lo cual para mí sí que pertenecen a él. La verdad es que ha sido un año realmente excelente a nivel cinematográfico y, además, también el año en el que he visto dos de los bodrios más grandes que recuerdo en toda mi vida. Pero como hay que empezar desde arriba (nunca mejor dicho en este caso), ahí va mi valoración personal y, evidentemente, solo de lo que he podido ver:

1. Up

Un año más, de manera más que merecida, Pixar se vuelve a llevar mi número 1 del año gracias a la increíble Up, una maravillosa película capaz de hacerte reir y llorar a partes iguales, donde su exquisita y tierna sensibilidad, entrañables personajes (¡yo quiero un perro como Dug!) y una historia que realmente llega hasta el fondo del corazón, adornado con una realización técnica realmente impecable y una BSO de Michael Giacchino simplemente perfecta hacen de ella mi película del año. Mención especial a la espectacular secuencia inicial contando la histora de Carl y su esposa Ellie, cuatro minutos que son puro cine y mejor que muchas películas juntas.


2. Slumdog millionaire

Sí, ya sé que muchos dicen a estas alturas que esta película está "envejeciendo mal", pero a mí personalmente me sigue pareciendo una película realmente maravillosa, una mezcla fabulosa de cruda realidad con el mejor de los relatos de Charles Dickens. El climax de la historia y su realización, así como su impresionante banda sonora, elevan a la ganadora del año por excelencia en los oscars a mi número 2. Jai ho!

3. Star Trek

Lo de J.J. Abrams es simplemente impresionante. No contento con parir la que ya considero mi serie favorita de todos los tiempos, Lost, así como devolver la dignidad a una saga en capa caída como Misión imposible rodando la mejor de sus partes, la tercera, ahora se propone hacer un absoluto reset a la mítica serie galáctica... ¡y saca matrícula de honor!. Sin haber sido jamás un Trekkie, salí de ver la nueva película de Star Trek realmente fascinado, maravillado y emocionado. Todo un ejercicio de buen cine en todos y cada uno de los sentidos, un pulso narrativo fantástico y lo mejor del género de aventuras sin caer en la estupidez y babosería de (lo siento, tengo que decirlo) la babosería e infantilismo barato de la nueva trilogía de Star Wars. Esta película es un gran ejemplo para todo cineasta de cómo se debe hacer una película de guerras estelares. Destacan unos efectos especiales de primera categoría, el gran Zachary Quinto haciendo de Spock y, otra vez, la alucinante BSO de Michael Giacchino.

4. Avatar

Maticemos: la película en sí me gustó, y punto. Es una historia muy requetemegavista, mezcla absoluta de Bailando con lobos, Matrix, Pocahontas y Terminator, y aún así ni se me hizo larga ni tonta ni sobrada de sustancia. Simplemente es un bonito relato con tintes ecologistas y morales con muchísimos estereotipos (sobre todos los personajes humanos, puro cliché). Pero Avatar es un auténtico y absoluto espectáculo y un festín para los ojos. Creo que durante la proyección fui brevemente consciente de que casi todos los planos de la película son una obra de arte y, como suele pasar, cuando te acostumbras a verlo constantemente pierdes parcialmente la noción de esa belleza. El mundo que ha creado James Cameron es hermoso, muy hermoso (aunque a algunos críticos entusiastas se les haya ido la pinza con los elogios), y la realización técnica (especialmente en 3D) es realmente revolucionaria que anuncia que aún tenemos mucho que vivir a nivel emocional en el cine. Por eso elevo a Avatar a un digno cuarto puesto, porque creo que esta es la primera de una nueva generación. He dicho. Por cierto, ¿ya la habéis visto?.

5. Okuribito (Despedidas)

Descubrí la existencia de esta película gracias a su victoria en los Oscars y, cuando fui a Japón en marzo, lo primero que hice fue comprarme a ciegas la BSO, ya que estaba firmada por mi adoradísimo Joe Hisaishi, compositor habitual de las películas del estudio Ghibli, y me fascinó. Al poco conseguí ver la película en japonés con subtítulos en inglés y llegué a la conclusión de que, efectivamente, su oscar estaba más que merecido. Pese a ser previsible, emocionalmente manipuladora y, muchas veces poco definida, creo sinceramente que la simple pero espectacular belleza argumental de la que hace gala esta película la convierte en una de esas pequeñas joyas que hay que disfrutar con mucha calma y varias veces. La he visto ya unas cuantas veces desde entonces (en el cine en VOSE, en casa ya en castellano) y me reafirmo: Despedidas es una de las grandes de este año. Imprescindible y maravillosa, es una preciosa forma de enfocar el tema de la muerte y de cómo el balance entre esta y la vida es lo que hace de la última que sea tan hermosa.

6. La duda

De vez en cuando aparecen pequeñas grandes obras que, argumentalmente, te dejan absolutamente descolocado, pensativo, y fascinado ante la capacidad que dichas obras consiguen revolver algo en tu interior y analizar tu propia humanidad. Es lo que ocurre con La duda, espectacular obra de teatro adaptada al cine por su propio creador, y que es ante todo una película de actores... ¡y vaya actores!. Los cuatro personajes principales están absoluta, totalmente soberbios, sin poder decantarme por uno concreto de ellos. Meryl Streep, Philip Seymour-Hoffman, Amy Adams y la desconocida Viola Davis nos cuentan una historia que, en el fondo, habla de todos nosotros: nuestra propia capacidad para evaluar a los demás, juzgarlos en base a nuestras creéncias, y de los errores que cometemos al hacerlo, para que luego al final todo sea relativo y despertemos a la duda, esa que nos consume inevitablemente ante nuestras decisiones correctas o incorrectas, para finalmente nunca resolverlas. Impagable es el momento en el que el padre Flinn relata la historia de la señora de la almohada en la iglesia. Arte en estado puro.

7. Gordos

Alguno seguro que me mata al poner esta película en mi Top 10, y por encima de las que están por debajo, pero realmente creo que si una película española destaca (y tanto) por encima de las demás, merece mi más absoluta recompensa, especialmente porque creo que, salvo excepciones, una gran porcentaje del cine patrio es más bien mediocre por mucho que se nos venda lo contrario. Afortunadamente, no es el caso: Gordos es la segunda película de Daniel Sánchez-Arévalo tras la fantástica AzulOscuroCasiNegro, y no decepciona: tratar las emociones y relaciones humanas utilizando como catalizador la mera excusa del peso corporal es atrevido e interesante, especialmente cuando se usa una narrativa tan efectiva y con tan buen gusto como en esta película. Exceptuando un metraje a mi gusto algo excesivo y una resolución un tanto cobarde y ambigua para algunos de sus personajes, creo sinceramente que Gordos es la mejor película española de este año y una de las mejores que he visto en términos generales. Personalmente, no dejaría de verla si tenéis la ocasión. Es francamente exquisita.

8. Malditos bastardos

La verdad es que no tengo mucho que decir de la nueva película del tito Tarantino salvo que se nota que el tío es un auténtico genio a nivel de dirección: la historia, una absoluta sátira de las películas de nazis y con mucho mensaje oculto entre líneas, suelta un enorme tufo a la narracióm ya empleada en la insuperable Kill Bill, pero que nos regala unas secuencias realmente impagables (la escena inicial del interrogatorio, así como la final en el cine son piezas exquisitas de puro cine), y las actuaciones de dos secundarios a los que no hay que perder de vista, Mélanie Laurent y Christoph Waltz, de levantarse de la butaca y aplaudir hasta reventar. Por cierto, ¿qué pinta Brad Pitt en esta película y por qué le ponen de protagonista si casi parece un extra?.

9. Camino


Vale, aquí si que se me ha ido la pinza, básicamente porque esta sí que es una película de 2008. Pero yo no la vi hasta marzo de 2009 y me parece tan increíblemente buena que no podía excluirla. Camino es otro ejemplo de que otro cine español es posible: uno que cuenta historias, que pretende ser comprometido de verdad, que tiene estilo propio, que pretende emocionar. Pese a ser extremadamente partidista y manipuladora emocional, además de ser todo un dramón de Kleenex rebuscado a propósito, el buen hacer de Javier Fesser en la dirección y un reparto inspiradísimo que empieza por la niña Nerea Camacho y termina en la madre Carmen Elías, Camino nos cuenta la historia (basada en una historia real) de una niña enferma que es apuntada con el dedo por el Opus Dei para ser su martir del año. El precioso desarrollo de la historia, mezclando la crudísima realidad con el mundo interior de una niña que aún es incapaz de sentir odio por nada o nadie a su alrededor pero ya suficientemente consciente de su realidad es realmente fascinante, especialmente las referencias a La Cenicienta. Es una película hecha con esmero y mimo que desprende mucha dedicación, y eso se nota en el fantástico resultado final. Imprescindible... si tienes un buen pañuelo entre manos.

10. Los mundos de Coraline


Menuda combinación... el director de mi venerada Pesadilla antes de Navidad se junta con el escritor Neil Gaiman (escritor de la enorme Stardust) para contarnos la historia de la peculiar Coraline (¡no confundir con Caroline!) y la tenebrosa aventura en la que se ve envuelta. Historia con mucha moraleja y un tanto tétrica, este clásico cuento de brujas y fantasmas es además todo un prodigio técnico hecho con las técnicas más tradicionales. ¡Ya tardais en verla!.

Y cambiando de tercio...


LOS MEGABODRIOS DEL AÑO


1. Dragonball Evolution

Todavía tengo pesadillas con ella. La vi en Tokio nada más estrenarse y salí echando todas las pestes y culebras que pude... menos mal que los japoneses no me entendían...

Dragonball Evolution es la lógica conversión tardía al cine de la mítica obra de Akira Toriyama que llega ahora porque es ahora cuando los americanos han empezado a tener interés en ella. No se salva absolutamente NADA de ella: guión nulo, ridículo, orientado a subnormales, actores que no se creen sus propios papeles, efectos especiales de tercera, localizaciones desaprovechadas, mucho croma que canta más que la orquesta de viena, aburrida, escenas metidas con calzador, resolución patética y encima amenaza de secuela. No se le puede pedir más a esta mierda absoluta que es mejor olvidar cuanto antes, especialmente si conocemos (como es mi caso) de pé a pá la maravillosa historia en la que se basa.


2. Fuga de cerebros


Pero... esperad, ¿puede haber algo peor que Dragonball Evolution?. ¡Sí!. Y cómo no, proviene de España, la tierra de las comedias cañís cacaculopedopis y chichinabo. Hablo de este aborto de película llamada Fuga de cerebros, precisamente una de las cosas por las que me avergüenzo de nuestro cine. Decir que es mala hasta vomitar sería ser benevolente: es una de las peores "cosas metidas en fotogramas" de la historia de lo audiovisual. Evidentemente, el guión es nulo que solo se presta a situaciones ¿cómicas? llenas de escatología, aburre hasta las ovejas y el final es lo más gilipollas que te puedes echar a la cara. Además, se supone que está ambientada en Oxford y hay ciertas escenas que dan vergüenza ajena como la que tiene lugar al final de la película en la supuesta estación de tren, donde se ve claramente que están en una estación de la Renfe y le han puesto pegatinas del todo a 100 a los trenes. Pfffffffffff. Por lo demás, memeces una detrás de otra, apariciones "estelares" de personajes cañí como Rodolfo Chiquilicuatre, escenas de tetas y folleteo que no vienen a cuento y en las que se recrean de lo lindo (el sueño del polvete con Amaia Salamanca), y lo que es peor: cuando la peli pretende ir de seria. El perfecto ejemplo que yo expondría al mundo para exterminar cruelmente al cine español sería esta... (lo siento, no puedo llamarle película). No vale ni para limpiarse el culo con ella.

Jo, qué a gusto me he quedado con esta crítica.


En fin, esperemos que el 2010, salvo estos dos últimos casos, sea tan bueno como el 2009 en materia cinematográfica. ¡Agur!.


22 de diciembre de 2009

Milagros de la navidad

Madrid en navidad se pone más bonito que de costumbre. Sin importar el gentío, ni el frío, poder pasear tranquilamente por sus calles observando el bullicio, las preciosas luces y adornos, tomar unas castañas asadas, un chocololate, ver tiendas en la calle Preciados o quedar con los amigos en Sol me sigue pareciendo realmente maravilloso.

El pasado viernes, mi querido Sera y yo decidimos darnos un pequeño respiro en la eterna mudanza que aún "sufrimos" para poder tomar algo en el centro junto a nuestros amigos. Pese a que se nos estaban quedando las orejas realmente heladas, fue una tarde memorable.




Lo cierto es que viendo estas y otras fotografías, vuelvo a darme cuenta de la enorme suerte que tengo al poder disfrutar de días, vivencias y lugares como estos. Es realmente una combinación deliciosa estar con la gente que quieres, en una ciudad que adoras, y en una época tan señalada y bonita, por muy demagógica que suene la frasecita. En verdad es un verdadero milagro.

Un abrazo y FELIZ NAVIDAD a todos.


2 de diciembre de 2009

En defensa de los derechos fundamentales de Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  • 1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  • 2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  • 3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  • 4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  • 5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  • 6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  • 7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  • 8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  • 9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  • 10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

10 de noviembre de 2009

Mi querida Concha

Lo que te ha ocurrido hoy solo puede calificarse de vomitivo, denigrante, obsceno, inhumano, criminal y a todas luces incomprensible. Hoy lloro (literalmente) por ello y mi pensamiento va hacia tí durante todo este tiempo. Hoy, más que nunca, quiero ser tu compañero pero sobre todo tu amigo. Estoy contigo, cerca o lejos. No estás sola.

Como sé que lees esto, espero que te devuelva aunque sea un poquito esa maravillosa sonrisa que inunda todo lo que tiene alrededor. La alegría de tu persona es algo maravilloso que nadie querría perderse. Yo al menos no lo quiero.

Puede que esta foto ya no adorne tu escritorio y que siempre me despertaba una tímida sonrisa cuando subia a verte, pero siempre la tendremos aquí al menos :)

Tu amigo, ahora y siempre, Dani.


22 de octubre de 2009

Las series que sigo hoy en día

Como hace mucho que no voy hablando de las series que sigo, y aprovechando que mi querida Shimai Toni ha hecho algo parecido en su blog hace poco, me he puesto en plan "copiota" y voy a hacer mi equivalente...

Dicen que, cada vez más, Hollywood pone más el ojo en sus series que en sus películas, y no me extraña: desde hace unos cuantos años ya, la calidad de las series de televisión, tanto en guión como en producción, no tiene nada que envidiar a muchísimas películas de altísimo presupuesto, con la diferencia de que las series tienen más tiempo para desarrollar una buena historia (o destrozarla también, ojo) y pueden ser mucho más adictivas y asequibles en tiempo para cualquier persona, ya que de media un capítulo normal dura 40 minutos aproximadamente. Y muchas estrellas de Hollywood ya hacen apariciones más que estelares en ellas: solo hay que ver los nombres de Toni Collette, Glenn Close o William Hurt entre otros para darse cuenta de ello.

Pero, sin más dilaciones, voy a hablar de las series que me tienen un poco, bastante, muy enganchado, o desencantado (sin orden de preferencia, ojo):


UGLY BETTY

Ya he hablado en algún post independiente de esta pequeña maravilla, pero vuelvo a decirlo nuevamente: es de las comedias más sofisticadas, divertidas y tiernas que he visto en muchos años. America Ferrara está adorable, el reparto de secundarios es realmente carismático, y además nos ha devuelto a una malísisisisima Vanessa Williams que se come la pantalla con su divertida y perversa Wilhelmina Slater. En su cuarta temporada ya en antena, esta serie es realmente imprescindible, sobre todo si tenemos en cuenta sus orígenes y la lamentable versión que se hizo en España. Maravillosa.


UNITED STATES OF TARA

La verdad es que no es una serie mala en absoluto, pero reconozco que le falta algo. No me acaba de enganchar, exceptuando la monstruosa interpretación de la fantástica Toni Collette haciendo de ama de casa con personalidad múltiple. Salvo el personaje de su hijo gay de estilo ultraclásico, al resto le falta un empujón. Esperemos que en su segunda temporada se pongan las pilas. Yo pienso darle una oportunidad.


SIX FEET UNDER (A DOS METROS BAJO TIERRA)

Esta, aunque ya finalizada, he empezado a verla recientemente y me encanta. Estoy terminando la primera temporada y me parece realmente magistral en todos lo sentidos, por no hablar de lo original del planteamiento. Desde esta serie ha salido victorioso el ahora superfamoso Michael C. Hall con su Dexter, pero no hay que perder de vista a una actriz secundaria que siempre me tuvo conquistado desde La boda de Muriel, que es Rachel Griffiths, ahora haciendo de la maravillosa Sarah Walker en Cinco hermanos. Tenéis que ver las desventuras de esta familia de funerarios, no os arrepentireis.


QUEER AS FOLK

Otra serie ya finalizada hace tiempo y que estoy terminando de ver ahora (finalizando la cuarta temporada de las cinco que se hicieron), es la versión norteamericana de Queer as folk, serie de culto moderna por excelencia del Lobby gay. Si bien la serie me parece muy irregular, la verdad es que solo por su atrevimiento y por decir y hacer las cosas sin pudor alguno y tal como son, ya me ha conquistado. Pese al estereotipo tan bestia que sufren sus protagonistas, me quedo con la adorable pareja de lesbianas, la pareja estable por excelencia de la serie (no diré nada, no quiero spoilear), y sobre todo, esa madre super-pro-gay que es Debbie. No la recomiendo a todo el mundo, pero sí por su parte "educativa" (que la tiene, y mucho).


LOST (PERDIDOS)

Me da igual cuántas series vayan apareciendo: Lost es mi serie favorita muy por encima de todas las demás desde su primer capítulo. Ya con cinco impresionantes temporadas a sus espaldas, cada una mejor que la anterior, y con solo una última y (previsiblemente) apoteósica temporada antes de su final definitivo, esta revolucionaria serie está llamada a convertirse en una referencia en el futuro, y que ya está empezando a notarse en novedades como Flashforward. Las aventuras de estos personajes que aterrizan por accidente en una misteriosa isla son son simplemente indescriptibles. No es una serie imprescindible, es LA serie. Desde mi punto de vista, claro está.


HEROES

Pfff... a ver cómo lo digo... Héroes es el perfecto ejemplo de lo que comentaba al principio: una idea simplemente genial que se ha deteriorado de tal modo que actualmente me parece una bazofia de proporciones astronómicas. La primera temporada, salvo su desinflado final, es todo un ejemplo de cómo hacer una buena serie. La segunda, cortada por la huelga de guionistas de ese año, empezó también muy bien y volvió a desinflarse antes de tiempo. La tercera... directamente, en medio de un capítulo, tuve que detenerla y decir "hasta aquí he llegado" ante la absurda incoherencia de sus guiones, esos personajes que se estaban desdibujando hasta el infinito, esas escenas tan cutres de serie C... y sin embargo, la serie no se ha cancelado. Ahora me planteo si debería darle una tercera oportunidad y terminar con lo que ya he visto... pero la verdad, me da una pereeeeza...


GREY'S ANATOMY (ANATOMÍA DE GREY)

Es curioso lo de esta serie, que yo cariñosamente llamo El folleteo de Grey, porque si bien sus dos primeras temporadas son brillantes, la tercera lo es hasta la mitad, y a partir de ahí una mierd... de tres pares de narices, a partir de la quinta temporada ha vuelto a remontar el vuelo. Esta peculiar forma de ver el interior de un hospital, a medio caballo entre el drama, el melodrama, el humor inglés y el romanticismo más casposo, engancha. Y lo hace gracias al carisma de algunos personajes contados, entre los que destaca la fantástica Katherine Heigl en el papel de Izzie Stevens, o la doctora Miranda Bailey, porque el resto del reparto tienen menos carisma que un vaso de agua (lástima que se fuera el personaje más interesante a hacer su propio spin-off a una serie bastante peor que esta, el personale de la Dra. Addison). En todo caso, recomiendo su visionado... es una serie divertida y, en muchos momentos, realmente emocionante, aunque a veces te den ganas de matarlos a todos con sus tonterías.


FLASHFORWARD


Joder qué foto más cutre he cogido, ¿no?

O lo que es lo mismo: Lost, la secuela. A ver, no tiene mucho que ver con Perdidos, pero lo cierto es que su "estética" tanto visual como narrativa apesta a ella por todas partes. Positivamente hablando, claro. He visto ya sus cuatro primeros capítulos (aquí la emiten solo dos semanas por detrás de su emisión en USA), y estoy enganchadísimo por su fascinante planteamiento y lo bien hilados que están los capítulos, montando poco a poco un entramado puzzle que engancha malamente. Además, es realmente cinematográfica y muy espectacular. Por cierto, de momento ya hay dos personajes de Lost que aparecen en esta serie (Penny y Charlie, los actores Sonya Walger y Dominic Monaghan)... sospechoso... en todo caso, tenéis que verla. Es una flipada, como se diría vulgarmente. Esperemos que al final no se desinfle como lo hizo Héroes.


DESPERATE HOUSEWIVES (MUJERES DESESPERADAS)

Me gusta ser fiel a las series que empiezo a ver. Y ya son más de cinco años, comenzando el sexto, con estas marupijas de Wisteria Lane. Si bien la serie tiene unos altibajos bestiales, sigue teniendo unos momentos realmente magistrales en su ya sexta temporada. ¿Quién no querría tener de vecinas a la hipocondriaca y perfeccionista Bree, la patosa Susan, la sexy Gaby, la supermamá todoterreno Lynette (maravillosa Felicity Huffman), o la peculiar Katherine?. Es una pena que hayan decidido prescindir de uno de mis personajes favoritos, la guarrona Edie Britt, pero aún así, la vida sigue. Mujeres desesperadas, para bien o para mal, al menos puede decir con orgullo que es una serie con identidad propia y realmente incomparable a ninguna otra. Amén.


DAMAGES (DAÑOS Y PERJUICIOS)

Una de las sorpresas más agradables de los últimos años es esta fabulosa serie a modo de Thriller legal protagonizada por la doblemente ganadora del Emmy Glenn Close en el papel de la despiadada, manipuladora e inteligente Patty Hughes, dueña de un prestigioso bufete de Nueva York especialidad en grandes casos contra corporaciones abusivas. La joven Rose Byrne va de su lado haciendo el papel de una pobre chica llamada Ellen Parsons que entra a trabajar como abogada para Patty. A partir de ahí, todo son traiciones, asesinatos, giros de trama que dan vértigo... y un planteamiento basado en Flashworwards en el que se nos va dando la información de lo que va a ocurrir con cuentagotas. La primera temporada es realmente buena (cada una son solo 13 capítulos muy bien hilados), pero la segunda es directamente ESPECTACULAR, con apariciones de lujo como las de William Hurt o Marcia Gay Harden, aunque el desenlace final es un poco surrealista. Aún no se sabe nada de la tercera temporada, pero con la de premios que se ha llevado (crítica incluída), estoy seguro de que volveremos a disfrutar de la ENORME Glenn Close en uno de los mejores papeles de su carrera (palabras de ella misma). Imprescindible.


BROTHERS & SISTERS (CINCO HERMANOS)

Las aventuras y desventuras de la familia Walker y sus vástagos (bastardos incluídos) resultan francamente entretenidas. Si bien los guiones están basados en ese bonito sentimiento de la enorme familia unida, esta se sale de todas las medidas a nivel de pijerío y embrollos emocionales. La hermana divorciada, el hermano gay, el militar ex-drogadicto, el responsable padre de familia, la amante del padre, la hija de la amante del padre... y la mejor de todas, la GRANDÍSIMA Sally Field haciendo de la mamá que todos querríamos tener, la fantástica Nora Walker. Solo por ella merece la pena ver una serie que jamás pierde el ritmo y siempre entretiene, teniendo algunos capítulos francamente magistrales. Ya en su cuarta temporada, sigo enganchado a las neuras de esta familia, destacando a la gran Rachel Griffiths como Sarah Walker. Más que recomendable.


30 ROCK (ROCKEFELLER PLAZA)

Finalizo mi recorrido con la DIVERTIDÍSIMA 30 Rock, protagonizada por la descojonante Tina Fey y el aún más descojonante (jamás lo habría pensado) Alec Baldwin, en una clásica comedia de pocos minutos de duración (unos 25 minutos por capítulo) que narra las historias de un grupo de personas que trabaja para una cadena televisiva. No falta ni un solo tópico: guionistas freaks, estrellas de la pantalla con aires de superioridad y patetismo extremo (¡esa GRANDÍSIMA Jane Krakowski!), ejecutivos trastornados, etc. Esta serie tiene el record en cuanto a nominaciones de premios Emmy (22 nada menos en su tercera temporada), y a elevado a reina de la comedia a una más que eficiente Tina Fey en su papel de Liz Lemon. Personalmente, yo me descojono con su humor freak, sus personajes (que están todos como una cabra), y por lo afable que resulta ver episodios tan inspirados en tan poco tiempo de duración. Realmente es una golosina de lujo. Tenéis que verla, sin duda.


Y hasta aquí he llegado: lo siento, no voy a hablar de House, de True Blood, de Caso abierto, de CSI, de Dexter, del Mentalista, ni siquiera de otra serie que sigo, Entre fantasmas (porque todos los capítulos son iguales)... y es que bastantes veo ya, ¿no creéis?. Quizá cuando termine alguna de estas, tendré que ponerme con otras... veremos...

Un abrazo.


14 de octubre de 2009

Este tipo me da grima

La verdad es que no escribo sobre política (ni nacional ni internacional) a menudo porque creo que, como ya he citado en más de una ocasión, bastante ametrallados nos vemos constantemente por los medios de comunicación cada día sin excepción. Pero es que lo del hombrecillo este que hay en la foto, el Sr. Camps, ya roza la vergüenza absoluta. Lo último, lo de su pijiperrito faldero Rick Costa dejando en ridículo a todo su ya de por sí maltrecho partido.

Pero lo cierto es que no quiero hablar de Camps únicamente, porque me parece simplemente que personajes como él y todo lo que está sucediendo a su alrededor son solo la consecuencia lógica de todo lo que nuestra maravillosa política viene haciendo en los últimos años: corrupción, favoritismo, intereses paralelos, desprecio al pueblo mileurista, balones fuera, exención de responsabilidades, acusaciones a dedo, falta absoluta de autocrítica... la verdad es que la política española, además de estar ya (no es una tendencia) en un claro bipartidismo que no hace bien a nadie en absoluto, da pena. Pena de verdad. No me avergüenzo de ser español, pero sí de nuestros políticos. De todos. De unos mas y de unos menos, pero de todos en general.

Yo lo digo claro: soy rojo como los tomates, y el PP me provoca pavor. Por su radicalidad, por su falsedad, y por supuesto por los valores conservadores ultra-radicales que defiende, propios del siglo XIX. Y aún así, no estoy orgulloso de una gran parte de los aspectos del gobierno de Zapatero actual. Simplemente porque no saben defender sus logros, y dar una imagen de peleles. Y, por supuesto, por medidas tan antipopulares como la del IVA. Y, sin embargo, aún aplaudo la gran cantidad de avances sociales que se han dado en los últimos años gracias a ellos, aunque no hayan tenido aún el valor de poner a la Iglesia Católica donde les pertenece, convirtiendo por fin a España en un estado laico de verdad.

No quiero mezclar churras con merinas: baste decir una vez más que lo del Gürtel era simplemente la consecuencia lógica a tanto gañaneo, y a tanta picaresca española. Los empresarios de turno (¿alguien dijo Emilio Botín, el filólogo inglés, por ejemplo?) se han ultraforrado con la construcción y ahora no se quieren bajar de la burra. Porque claro, los bancos no van a dejar de facturar una millonada por mucha crisis que haya (vaya, ya solté la palabra que me negaba a soltar). El caso del caballero Goirigolzarri y sus 3 milloncejos anuales de pre-jubilación me provocan ganas instantaneas de vomitar. Estoy seguro de que alguien con espíritu capitalista dirá "si este hombre cobra eso es porque se lo habrá ganado", pero yo es que tengo la convicción de que NADIE vale ese dinero por muy bueno que sea o negocio que genere. Ni siquiera Cristiano Ronaldo. Pero claro, hablo desde la ignorante perspectiva de un mileurista que lucha por poder mantener un nivel de vida decente mes a mes. Eso es lo que me intentan hacer creer gente como Florentino Fernández, claro está.

En fin, que necesitaba soltar este parrafillo... si no fuera por mi familia, amigos y pareja (que no es poco), sería para pensarse seriamente irse a vivir a otro país... al menos, de vez en cuando, es lo que te dan ganas de hacer cuando te bombardean con tanta mierda mediatica...

Un abrazo.


5 de octubre de 2009

Ventinueve


Vaya hombre… resulta que también cumplo años como todos los mortales, e incluso estoy a punto de entrar en la edad madura oficial, según todos los estándares que la sociedad actual me indica por todos sus frentes. Qué jodienda, ¿eh?. Pues no; ni mucho menos. Hoy cumplo 29 años en este planetita tan lleno de incoherencias, locuras, sinsentidos y locuras… y me siento tan pleno y lleno de vida que casi me parece un milagro.

Creo, si no me equivoco, que este post va a ir más o menos por los mismos derroteros que los de otros años, y lo cierto es que ni puede ni debe ni desea ser de otro modo. Veréis, es que yo jamás tuve quince años. Ni trece. Yo pasé de los 10 a los ventipico de golpe y porrazo y de un día para otro, con lo cual mientras mi cuerpecito se meneaba por ambientes que no le correspondían (y por favor, esto no tiene absolutamente nada que ver con la homosexualidad, lo dejo bien claro), estaba dentro de un via crucis que quería que terminara cuanto antes. Y terminó.Y no lo echo de menos. Nunca me gustaron los términos medios: o adulto o niño, pero nunca adolescente. No me pegaba, nunca me gustó.

Ahora, con esta edad recién cumplida, me miro a mí mismo, intento observarme en mi interior, y encuentro una mezcla realmente sorprendente: la de un niño inocente, caprichoso y (muchas veces, no todas por suerte) bastante ignorante mezclada con la esencia del adulto más maduro que intenta con todas sus fuerzas analizar, comprender y mejorar su forma de ser. Hay quien por ello me tacha de freak, otro de tarado, otros que me miran con extrañeza, y afortunadamente en su mayoría me ven simplemente como Dani.

Y es que, como ya he recalcado muchas veces, me gusta ser la persona que soy, y cumplir los años año por año asumiendo la inevitabilidad del paso del tiempo con cierto sosiego, respeto y afecto por todo lo que he vivido en el pasado y lo que estoy viviendo ahora mismo, sin dejar de ilusionarme con todo lo que (espero) tengo por delante. Me gusta decir que todos cumplimos años al mismo tiempo, y recalcarlo: quien es mayor que yo puede ponerme la etiqueta de jovencito, al igual que mis primos pequeños pueden llamarme viejo, pero lo que es una verdad inamovible es que los años los cumplimos a la vez. El que es mayor que yo también ha vivido más y sabe más de las cosas que yo, aunque no siempre eso es garantía de nada.

Y yo ahora soy el Dani de su barrio natal, el Dani chiquillo del cole, el nieto, el hijo, el primo hermano, el Dani de su familia en definitiva… el Dani del instituto, el Dani de comercial en su primer trabajo profesional, el informático, el amigo inseparable, el conocido, el amante, el ex–amante, el entregado cinéfilo, el madrileño, el que ama a Tolkien, el Manga, el impresionismo, viajar por exóticos lugares solo con su mochila, el que llora a mansalva por tonterías, el caprichoso, obsesionado y visceral, el afectivo, apasionado y a veces obsceno, el ignorante y el versado según de qué le hables…

Soy simplemente yo con 365 días más de vivencias, experiencias y, quiero creer, sabiduría. A día de hoy, insisto, miro atrás y me gusta ver todo lo que he vivido y especialmente con quién lo he hecho. Y, a día de hoy, con muchos proyectos en marcha, un nuevo hogar que se antoja ya muy cercano junto a la persona que amo, y especialmente por mis amigos, mis hobbies, y todo aquello que adoro y aprecio de este mundo tan loco y a veces enfermo.

Soy… Dani, pero con 29 años. Y nunca, nunca jamás creí que a esta edad tendría todo lo que tengo ni que habría hecho tantas cosas. ¿Es posible plantearse, dentro de los problemas cotidianos del día a día, el cómo es posible ser tan feliz, estar por encima de tantas cosas que tanto parecen preocupar a los demás y a mí me parecen insustanciales?

Cuanta tontería suelto, ¿verdad?. Es difícil agitar algo que se describe, simplemente, como felicidad serena. El asentamiento de todo lo que tienes dentro de ti, como unas delicadas aguas serenas que apenas se mueven. Así es como me siento ahora, a día de hoy. Y me encanta. Y me llena de mucha paz, sin alardes de ningún tipo.

Así que, a riesgo de parecer ególatra (la verdad es que me importa poco): Feliz cumpleaños, Dani. Aquí estaré el año que viene para escucharte (o hacerme escuchar, viva el egocentrismo).

Un abrazo fuerte.


22 de septiembre de 2009

Triunfitas con estilo

¿Quién le iba a decir a Vega, tras su paso no demasiado sonado por la segunda edición de Operación Triunfo que acabaría convirtiéndose poco a poco en una cantautora más que respetada en este país?. Si bien el éxito de Vega es (aún) moderado, a mí me tiene conquistadísimo desde ese pedazo de disco que es Circular. Hace poco lanzó su nuevo trabajo, Metamorfosis, que una vez escuchado bastantes veces sólo lo puedo calificar de sublime. Precisamente, tras lanzar ese temazo que es Mejor mañana como primer sencillo, ahora lanza un segundo que no le anda a la zaga: la preciosa y apasionada Cuanta decepción, cuyo videoclip podéis ver aquí debajo. Si os gusta, no dejéis de escuchar el disco, porque no tiene desperdicio. ¡A ver si se decide a lanzar mi canción favorita del disco, Nueva York!.



Y ahora hablo de otra triunfita de esa misma edición que ¡fue expulsada la primera! y que, sin embargo, ahora goza de un éxito desmesurado junto a su compañero Kim. Hablo de Mai Meneses y su grupo Nena Daconte, que con solo dos discos en el mercado ya son, a mi gusto, de los mejores grupos pop del momento. De su segundo disco, Retales de carnaval, y tras el explotadísimo pero atronador y fantástico Tenía tanto que darte, seguida de una de mis baladas favoritas en los últimos años, El Aleph, ahora lanzan un tercer sencillo, Ay! Amor, que es toda una oda al optimismo y al buen rollo... ¡y además me encanta el video!.



Este post ha venido propiciado, principalmente, por el lanzamiento de estos dos nuevos videoclips... y es que así da gusto: buenas canciones, sencillas, pegadizas y emocionantes. ¡Viva la música, leñe!.

Un abrazo.


15 de septiembre de 2009

Hasta siempre, Patrick

Hoy ha fallecido, tras mucho tiempo luchando contra el cáncer, el actor Patrick Swayze. Nunca fue uno de mis actores favoritos ni mucho menos, pero nadie puede olvidarle gracias a las dos icónicas películas que le hicieron mundialmente famoso: Dirty Dancing y Ghost. Y, por descontado, me apena enormemente saber que su vida ha llegado a su fin.

No tengo nada más que aportar. Descanse en paz.



Un abrazo.


14 de septiembre de 2009

Tropezar n veces en la misma piedra

Seguramente, si os describo la siguiente situación, os sentiréis bastante identificados: cometéis un error del que no sois conscientes hasta mucho después. Esa llegada de la consciencia no viene motivada, evidentemente, por un súbito despertar de raciocinio en vuestra cabecita, sino porque alguien a quien ha afectado este error vuestro os hace ver el alcance de vuestra necedad. Y entonces recibes todo el impacto y conocimiento de tan errático comportamiento de golpe y sin protección, como un puñetazo bien dado o una jarra de agua helada. Después viene el intentar enmendar el error, hablarlo con el/la/los afectado/a(s), la lástima hacia uno mismo, pedir perdón una y otra vez y, finalmente, relajarte y decirte a ti mismo esto no me volverá a pasar.

¿Te has sentido identificado? Ah, ¿que no?. Pues enhorabuena, porque entonces no te pareces nada en absoluto a mí.

Esta situación arriba descrita de un modo tan ambiguo (lo siento, soy así por naturaleza a la hora de escribir), puede aplicarse perfectamente desde un tema relativamente banal a otros más importantes (algo que dijiste y molestó, una actitud que mantienes durante cierto tiempo y que irrita a otros, algo que no hiciste y que quizá deberías haber hecho), pero todos tienen una misma ejecución, desarrollo y final. Un final que, como todo, depende de cómo hayan sucedido los pasos previos.

Ayer, una vez más, me volvió a pasar. No fue importante: se me puso en conocimiento de algo que estaba haciendo mal con una actitud pasiva e inconsciente, y al darme cuenta de ello me sentí profundamente mal durante un tiempo. Luego reflexioné, hice lo que tenía que hacer para enmendar mi error, pedí disculpas y ya está. Pero una vez más me asalta el fantasma de las dudas, de la ceguera autoinducida, de la falta de recursos básicos del raciocinio.

¿Por qué somos las personas tan contradictorias? Siempre voy haciendo alarde de mi integridad, de mi honradez, de mi buena fe, pero luego me doy cuenta de que, por la razón que sea, siempre tengo un punto flaco que hace que muchos de mis argumentos se caigan por su propio peso.

Debo decir que, para variar, mi post me está saliendo mucho más sombrío y preocupante de lo que pretendo. Será que me falta práctica. Lo que pretendo decir es que, muchas veces, sea por falta de experiencia o por simple emborrachamiento mental, cometemos errores. Sé que es humano, que nadie es perfecto, y que somos así por naturaleza, pero no deja de darme mucha tirria el pensar que, por mucho que me esfuerce, voy a caer más de una vez en el mismo tipo de error.

Habrá que asumirlo, sin duda. Aprender de las cosas que hacemos bien y de las que hacemos mal es un hecho probado; finalmente acabamos haciéndolo, pero también nos olvidamos deprisa de la lección. Caemos no una, ni dos, ni tres… sino “n” veces en la misma piedra. Pero el saber que, al menos, cada vez que me caigo tengo una oportunidad de levantarme, es el único consuelo y alegría que me queda.

"El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen"
Johann W. Goethe

Un abrazo.


10 de septiembre de 2009

Okinawa - 沖縄

Uno de esos puntos pendientes que tengo desde hace unos meses es hablar un poco más en detalle del maravilloso viaje a Japón que hice junto a bigbro en Marzo, y hoy voy a empezar con el lugar (hasta la fecha) más lejano al que he viajado nunca respecto a mi hogar: Okinawa.

Okinawa, y concretamente Naha (那覇), su capital, fue el segundo tramo del viaje tras la estancia en Kioto, donde comenzamos nuestro periplo. Siempre me había llamado mucho la atención por múltiples reportajes y fotografías que había visto de las islas, pero siempre lo había visto muy lejano en muchísimos sentidos. Nada más lejos de la realidad: desde Kioto, solamente una hora y media de avión.

Okinawa es la isla más grande de las islas Ryukyu, al sur de la isla principal de Japón. Se trata de una zona excepcional con un entorno natural único y con cientos de pequeñas islas (muchas de ellas visitables) que realmente merece la pena ver si se tiene tiempo (que no fue nuestro caso). También es famosa por ser el lugar del planeta en el que la gente tiene mayor esperanza de vida, y por haber sido una base militar norteamericana durante muchos años, algo que se nota aún hoy en día.

Esta simpática imagen representa de manera cómica uno de los iconos de la isla: las Shisas. Son estatuas de monstruos bastante cabreados y que dan bastante miedo. No hay casa donde no haya una delante; y es que según su tradición, se encargan de asustar a los malos espíritus. En la práctica, las Shisas son el souvenir por excelencia y hay miles de modelos y versiones. Esta es la shisa asustada, pero la hay comilona, la familia de shisas...

Durante nuestra visita, bigbro y yo pasamos un día en una de estas islas, la más cercana respecto a Naha. La isla se llama Tokashiki (por favor, chistes aparte con el nombre) y aunque al principio nos sentimos algo engañados (el prospecto turístico te lo ponía todo como si fuera un paraiso, y resultó ser una isla casi desierta), lo cierto es que le dimos la vuelta a la tortilla completamente al asunto y pasamos un día realmente memorable.

Para empezar, visitamos unas playas con un agua tan, pero tan azul que a mí no dejaba de caérseme la baba. Fuimos de un sitio a otro de la isla antes de volver a coger nuestro barco de vuelta a Naha y pude chapurrear como pude mi japonés con los nativos del lugar. Y en la playa disfrutamos de unos momentos realmente divertidos.

Todo este trayecto, por supuesto, lo hicimos en bicicleta, aunque a priori fue un poco pesado por las enormes cuestas que había en la isla. Pero eso de pasear por un entorno así prácticamente solos no tuvo precio: realmente fue fantástico. Ahí me tenéis en pleno trayecto junto a unos arrozales.

En cuanto a Naha, me dejó fráncamente perplejo. Cuando fui a Okinawa, me imaginaba un sitio muy rural lleno de pueblecitos costeros y poco más, pero... nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que la isla es enorme y que seguro que están por ahí desperdigados, como nosotros no disponíamos de licencia de conducir internacional y la gente de la información turística no fue demasiado colaboradora con nosotros, amén de disponer de poco tiempo, pasamos la mayor parte del tiempo en Naha, todo un ejemplo de modernidad, pero sin perder la esencia de ciudad pequeñita. Toda la acción se condensaba en la Kokusai-Dori, la calle principal de la ciudad, mayormente formada por restaurantes, mercadillos y tiendas de souvenirs. También está el puerto, los parques de rigor, y muchos centros comerciales en los alrededores de la ciudad.

Lo más sorprendente de Naha es su Monorail, que conecta en cuestión de minutos casi toda la ciudad. Bonito, rápido, de precio decente (hay bonos diarios con viajes ilimitados)... y de acceso directo al más que digno aeropuerto de la ciudad, desde el cual volamos posteriormente a Tokio.

Y fue en este punto del viaje donde tuvimos nuestro único día de mala suerte: el tercer y último día en Okinawa decidimos irnos a ver la periferia de la isla, pero... ¡el tiempo que hizo fue espantoso! y decicimos abortar la misión a media mañana. Nos pasamos el día en el hotel viendo películas y por la noche nos despedimos con una opípara cena en un Steak House de la Kokusai-Dori.

En todo caso, Okinawa es un lugar para visitar sobre todo en sus alrededores, sus complejos turísticos y las islas más lejanas (queríamos ir a las islas Kume, o ver las ballenas, pero no hubo manera por culpa del tiempo), además del famoso acuario churaumi (美ら海), el segundo más grande del mundo, cerca de Motobu. Quién sabe, quizá la próxima vez... porque tengo intención de volver algún día.

Un abrazo.


9 de septiembre de 2009

Run for our lives


Simplemente, me pone la gallina esta maravillosa versión de Snow Patrol por parte de la increíble Leona Lewis. El tempo, la letra, su voz... es impresionante. Me pone la carne de gallina.

I'll sing it one last time for you
Then we really have to go
You've been the only thing that's right
In all I've done

And I can barely look at you
But every single time I do
I know we'll make it anywhere
Away from here

Light up, light up
As if you have a choice
Even if you cannot hear my voice
I'll be right beside you dear

Louder louder
And we'll run for our lives
I can hardly speak I understand
Why you can't raise your voice to say

To think I might not see those eyes
Makes it so hard not to cry
And as we say our long goodbye
I nearly do

Light up, light up
As if you have a choice
Even if you cannot hear my voice
I'll be right beside you dear

Louder louder
And we'll run for our lives
I can hardly speak I understand
Why you can't raise your voice to say

Light up, light up
As if you have a choice
Even if you cannot hear my voice
I'll be right beside you dear

Louder louder
And we'll run for our lives
I can hardly speak I understand
Why you can't raise your voice to say

Un abrazo.


Hace un año... el final de Saint Seiya
Hace tres años... caballeros de oro

8 de septiembre de 2009

De Irene Bauza a IreneB

Corría el año 1998 o 1999 cuando conocí a Irene a través de Internet. Por aquel entonces, chateaba diariamente en el IRC dentro del canal del club de fans de Mariah Carey, algo que estuve haciendo durante mucho tiempo y a través del cual conocí a muchos amigos maravillosos con los que, hoy por hoy, aún mantengo el contacto. Pero diez años son muchos años y, a nuestras edades, tenemos la mala costumbre de dispersarnos como el polvo para poder avanzar de manera individual en nuestras vidas.

Esto es lo que me pasó con Irene, a quien vi por última vez a finales de 2003 cuando hice una visita a Barcelona, y me quedé en su casa. Perdimos el contacto simplemente por ir cada uno a lo nuestro, nada más.

Irene Bauza, barcelonesa, es cantante vocacional. Así era cuando la conocí, y su pasión ha siempre ha sido el R&B melódico. Recuerdo especialmente el momento en que coincidí con dos cantantes en potencia a eso de finales de 2001, mi querida Belén Arjona e Irene, las cuales se lo pasaron bomba en un Karaoke de Madrid cantando a dúo I will always love you.

Pues bien, siendo ellas muy distintas entre sí a nivel vocal, ambas han cumplido su sueño, y ahora luchan por mantenerlo. Y he tenido el gran privilegio de ser testigo de verlo.

Hace aproximadamente un par de meses, volví a saber de Irene gracias a Facebook, y descubrí no solo que ya tenía disco en el mercado, sino que ¡vivía en los Estados Unidos y que tenía un disco enteramente en ingles de R&B!. Me picó la curiosidad enormemente, y leí toda su retrospectiva hasta la fecha. Como yo no había podido ver toda esa evolución (al contrario que con Belén, con la cual he estado en todo momento de un modo infinitamente más cercano), la verdad es que fue un shock.

Irene vino a presentar su disco Metamorphosis a Madrid, en la sala Galileo Galilei, y por supuesto fui a verla. Pese a que no eramos muchos los presentes (tuve un agradable reencuentro entre el público asistente, por cierto) pude por fin escuchar el disco (y a ella) en vivo.

Metamorphosis es, de acuerdo a lo que se dice, el primer disco R&B en inglés editado en USA por una española. Eso es un peso muy grande, sin duda, pero ¿el disco está a la altura?. Personalmente, y tras escuchar tanto el vivo como el grabado, creo que su disco es, ante todo, honesto y personal, que ya es mucho decir hoy en día para alguien que acaba de empezar, y solo por ello ya sí cubre todas las expectativas. Solo hay que escuchar canciones como I wanna fly o Dedicated para ver que, como mínimo, estamos hablando de un disco autobiográfico.

Creo que tiene una producción un poco floja, o más bien poco contundente, porque la voz de Irene da mucho más de sí en vivo. De hecho tiene algunos momentos realmente fantásticos. Y creo que este primer trabajo suyo es sin duda un buen aperitivo de lo que podría hacer en el futuro. Voz, ganas e ilusión no le faltan. Os animo a escuchar Metamorphosis para que tengáis vuestra propia opinión.

Poco más tengo que añadir salvo que le doy mi más sincera enhorabuena a IreneB (pronunciesé Air-rin Bi para que suene como el americano R&B) por haber desplegado sus alas. La seguiré y seguiremos con sumo entusiasmo tanto desde España como desde EEUU.

Os dejo con una grabación que hice con mi cámara en la sala Galileo Galilei donde hace un cover de la preciosa I'll be there de los Jackson five.



Un abrazo.


7 de septiembre de 2009

Reinicio

Hoy es el primer día de muchos nuevos retos, ahora que han terminado mis (breves pero intensas) vacaciones de verano. Muchos comienzos y muchas nuevas ilusiones que se asoman a mi ventana, aunque de estas quizá no pueda acometarlas todas:

Comienzo a trabajar nuevamente en jornada partida.
Comienzo nuevamente la dieta que tan abandonada tenía por diversas razones.
Comienzo a estudiar duramente japonés con vistas al Noken de diciembre.
Comienzo a escribir de forma regular en el blog. Prometo esforzarme ;)

Y puede, solo puede, comience a vivir en breve en un nuevo lugar (sin cambios de ciudad, no se alarmen ustedes). Este último punto es aún algo en el aire e indefinido, pero ahí está.

Y es que a veces la rutina y el día a día son como los ordenadores, ¿verdad?. Un pequeño reinicio nunca viene mal para que las cosas vayan más fluídas.

Un abrazo.


18 de agosto de 2009

Ciertas bondades del verano

No todo en la época veraniega va a ser calor, sudar y pasarlo mal por culpa de las altas temperaturas. El verano trae otra serie de ventajas que no podemos disfrutar el resto del tiempo, y una de mis favoritas es la de darme deliciosos baños, ya sean en un lago, en el mar o en una piscina, hasta altas horas de la tarde o incluso al atardecer mientras se toma un delicioso helado. Como aún no me he tomado mis vacaciones laborales (algo que, afortunadamente, cambiará a partir de este fin de semana, momento en el cual disfrutaré de dos semanazas en la playa), he aprovechado cada oportunidad que he tenido para refrescarme.

La que más me gusta es la del pantano o embalse de San Juan, en Madrid, maravilloso lugar en el que pasar el día en plena naturaleza y darse un buen baño, aunque no siempre el agua esté al mismo nivel. Concretamente, me gusta muchísimo una zona nudista a la que se accede de un modo un poco complicado pero en absoluto incómodo, lejos de zonas ruidosas o hiperpobladas. Y es que sí, adoro el nudismo. Siempre que puedo lo practico: da una sensación de libertad única y te hace ver que por estar en bolas no tienes que ser consciente de tu sexo al aire en todo momento. Al contrario.

Si podéis, alguna vez, disfrutad de la inigualable experiencia de nadar en las aguas de un sitio en plena naturaleza cuando está atardeciendo o incluso el sol ya ha caído. Es uno de esos momentos realmente mágicos e inigualables de la vida (evidentemente, para mi).

Un abrazo.